viernes, 3 de septiembre de 2010

¿Ahora que voy a leer cada mañana?

Comencé a leer su columna hace 10 años, todavía con conexión Dial-up que teníamos en mi oficina y no había suscripción por leer el Reforma por internet. Durante casi 2 años lo he leido en mi BlackBerry. La tecnología acelerada y Germán siempre con su vital pluma, sin envejecer, siempre el mismo, pero siempre actual. Ya no sé qué leeré cada día a las 7 am.

Ojalá editen un libro con todas sus columnas del Reforma y me leo una cada día.

Descansa en paz Germán Dehesa.

1 comentario:

humbertoadriano dijo...

Definitivamente Germán es insustituible. Se le va a extrañar, y mucho. Por cierto, hoy toca.